Tratamientos

Odontología conservadora

En salud dental la prevención es muy importante. Como dice el refrán, “más vale prevenir que curar”. Por eso es tan importante tener unos buenos hábitos de higiene y hacerse una revisión dental al menos una vez al año. No existe ningún tipo de material dental capaz de superar las propiedades del esmalte natural y de la dentina. Por eso es muy importante conservar los dientes naturales. La mayoría de problemas dentales que tratamos de restaurar con la odontología conservadora se dan por una mala alimentación, hábitos higiénicos inadecuados o simplemente por factores hereditarios.

¿Qué es la odontología conservadora?

La odontología conservadora es un proceso terapéutico que intenta conservar, con la mínima invasión, la mayor parte de la estructura sana original del diente que haya podido ser parcialmente destruida, fracturada o desgastada por patología, normalmente la caries.

La mayoría de problemas dentales que tratamos de restaurar con la odontología conservadora se dan por una mala alimentación, hábitos higiénicos inadecuados o simplemente por factores hereditarios.

Los tratamientos más comunes son: obturaciones o empastes, extracciones, endodoncias, reconstrucciones, tratamientos periodontales, higienes bucodentales, extracciones de muelas del juicio, traumatismos dentales, etc.

Más información sobre odontología conservadora

¿Qué tipo de restauraciones son las más comunes?

Las restauraciones de los dientes dañados se dividen en varios tipos. Según su amplitud y la cantidad de superficies dentales afectadas encontramos: obturaciones simples, obturaciones compuestas y reconstrucciones.

El objetivo de estas restauraciones es, por un lado, detener la progresión de la caries y evitar que continúe la destrucción del diente hasta llegar a la pérdida definitiva. Por otro lado, devolver al diente su forma natural, su función y, si es posible, su estética.

¿Cómo se realiza el tratamiento de la restauración o empaste?

El tratamiento se hace con anestesia local. Se extirpan los tejidos dentarios dañados, los tejidos contaminados y las partes sanas que son lo suficientemente débiles como para romperse fácilmente. De este modo, se crea una cavidad terapéutica que se rellena con unos materiales especiales. Si estos materiales endurecen en la boca nos referimos a estas restauraciones como obturaciones (popularmente, empastes). Pero si endurecen previamente en el laboratorio, les llamamos incrustaciones.

¿Cuándo es necesario realizar una endodoncia?

En ocasiones, después de un traumatismo o si la caries está muy avanzada y llega a afectar la pulpa dentaria de forma irreversible, hay que practicar una endodoncia. Lo que popularmente se conoce como “matar el nervio”.

Los síntomas previos más comunes son la sensibilidad al frío, al calor o al masticar, el dolor intermitente o constante, el cambio de color de la pieza o incluso la aparición de un flemón. También se puede aconsejar el tratamiento endodóntico en dientes con lesiones periodontales que han sido muy cortadas, para una posterior colocación de coronas o puentes.

La alternativa a la endodoncia sería la extracción. Pero al tratarse de un tratamiento irreversible, el odontólogo siempre recomienda primero la realización de la endodoncia. Porque no hay nada mejor que conservar el propio diente.

¿Cuál es el procedimiento para realizar una endodoncia?

El tratamiento, realizado con anestesia local, consiste en desvitalizar la raíz del diente: primero se limpian los canales radiculares del diente, se rellenan y se sellan y finalmente se termina con una reconstrucción.

Para la reconstrucción de dientes endodonciados, puede ser necesario el uso de estructuras internas de apoyo, denominadas pinos o “pernos”. Además en la mayoría de casos es recomendable colocar una corona en el diente con endodoncia para garantizar la durabilidad, la funcionalidad y la estética de la pieza.

¡y la primera visita es gratis! pide cita en un solo click

En tu primera cita revisaremos tu salud dental, realizaremos el diagnóstico de tu problema y te indicaremos el plan de tratamiento más adecuado para resolverlo. También te presentaremos el presupuesto y te explicaremos las diferentes opciones de pago y financiación.