Según la edad en que se inicia un tratamiento de ortodoncia, el ortodoncista prescribirá un tipo u otro de tratamiento. Cuando el tratamiento se inicia entre los 9 y los 16 años de edad, periodo en que se da el mayor crecimiento y desarrollo de los maxilares y termina el recambio de los dientes temporales, los tipos de tratamiento de ortodoncia a realizar son diferentes a los tratamientos que se realizan de forma temprana en niños.

Los problemas ortodóncicos más comunes en los adolescentes son bien dentales (dientes apiñados, separados, fuera de la arcada dental…) o esqueléticos (por un crecimiento irregular de los maxilares).  Es importante incidir con un tratamiento de ortodoncia a esta edad para aprovechar el pico más fuerte de crecimiento del paciente y poder corregir la alteración correspondiente antes de que el crecimiento finalice.

Sin embargo, justo la adolescencia es una etapa emocionalmente compleja. Cada paciente asume de una forma determinada el hecho de tener que realizar un tratamiento de ortodoncia y tener que llevar aparatos. Por eso, para un mayor bienestar emocional de los pacientes adolescentes, es muy importante poderles ofrecer tratamientos de ortodoncia que sean muy estéticos.

 

Existen diferentes aparatos y dispositivos ortodóncicos para realizar las correcciones, ya sean fijos o removibles. Entre los aparatos fijos, disponemos de brackets cerámicos transparentes que son sumamente estéticos.

Entre los aparatos removibles, encontramos Invisalign Teen que son unos alineadores transparentes de quita y pon que resultan prácticamente invisibles. Este tratamiento sigue la misma técnica que los aligners de Invisalign para adultos pero incorpora unas características especiales para adaptarlos a la actividad y estilo de vida de los adolescentes y garantizar el éxito del tratamiento. Al ser un tratamiento altamente estético, Invisalign Teen proporciona a los pacientes adolescentes una mayor confianza y flexibilidad durante su tratamiento de ortodoncia.

 

Toda corrección ortodóncica en preadolescentes y adolescentes requiere como requisito ineludible el compromiso de colaboración por parte del paciente y sus padres. Los chicos y chicas deben participar activamente del tratamiento, porque son ellos quienes cumplen un rol fundamental en su desarrollo, cumpliendo y aplicando las indicaciones del ortodoncista en cada paso del mismo.